Las Hermandades

Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador
La procesión más conocida de la Semana Santa de Cuenca es sin duda alguna la de «Camino del Calvario», popularmente llamada «Procesión de las Turbas» y es la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador quien la preside.

El 7 de marzo de 1615 el Real y Supremo Consejo de Castilla daba una Real Provisión por la que autorizaba la erección de esta Cofradía y la salida de sus miembros en procesión pública por las calles de Cuenca.

Esta hermandad va estrechamente unida en su historia y evolución con otras tres hermandades como son la de San Juan Evangelista, la Soledad y el Cristo de la luz. Todas estas imágenes recibían culto en el antiguo convento de San Agustín, situado en la céntrica Plaza de la Constitución, desaparecido con la desamortización de Mendizábal. En la iglesia de este convento existía desde muy antiguo el Cabildo de San Nicolas de Tolentino, que llego a tener incorporadas cuatro cofradías. Una de las más antiguas era la de Nuestro Padre Jesús Nazareno con la cruz a cuestas, que salía en procesión de penitencia desde el referido año de 1615 y cuyos estatutos, se dice, fueron formalizados en 1662 aunque en realidad sus primeras constituciones datan de 1778.

Desaparecido el Convento de los Agustinos, las imágenes fueron trasladadas a la parroquia de El Salvador, y desde ese momento la hermandad comenzó a distinguirse con el nombre de Jesús Nazareno de El Salvador en referencia a la iglesia en la que recibe culto desde entonces, aunque popularmente también es conocida nuestra imagen como el «Jesús de las seis de la mañana» que era la hora en que salía en procesión el Viernes Santo.

La hermandad de Jesús Nazareno de El Salvador no se ha encontrado vinculada a ningún gremio, al contrario de la práctica totalidad del resto de hermandades de la ciudad. Su imagen titular ha sido destruida en varias ocasiones. Desde 1904 la hermandad desfila con dos pasos: Jesús con la cruz a cuestas, ayudado por el Cirineo y, Jesús Caído, al que limpia el rostro La Verónica. Las actuales imágenes son obra del escultor conquense Luis Marco Pérez. Encabeza el desfile el Guión de la Hermandad, al que preceden las Turbas.

Al principio las turbas eran un pequeño grupo de hermanos, que tenían encomendada la misión de ir delante del paso, tocando broncas trompetas y destemplados tambores y desempañando el papel de burladores, increpando a Jesús en un intento de representar lo que en realidad se hizo popularmente con el Señor en Jerusalén en el primer Viernes Santo de la historia. A partir de los años 60, las turbas han crecido de forma desmesurada, en su mayoría jóvenes, que trataban de representar aquel papel, si bien extralimitándose con frecuencia y apartándose de la verdadera tradición, lo que ha sido motivo de seria preocupación. Dicha preocupación se mantiene, a pesar de haberse corregido de forma importante en los últimos años, lo indicado gracias al trabajo conjunto de Hermandad y Grupo Turbas.

Los principales actos de la hermandad son la procesión del Viernes Santo y la función anual a Nuestro Padre Jesús, siempre el primer domingo del mes de octubre.

En los últimos años, en concreto a partir del año 1985, la hermandad comienza a desarrollar una intensa actividad cultural encaminada a la difusión de nuestra Semana Santa a través de la edición de «Cuadernos de Semana Santa»; la organización de exposiciones ya sea de maquetas de los escultores conquenses más conocidos, de pintores conquenses, dibujos infantiles o fotografías. Destacando de forma especial el encargo realizado por la Hermandad al compositor Cristóbal Hallter de la obra «Las Turbas», que fue estrenada en la Semana de Música Religiosa de Cuenca en el año 1996 y, como no, las puertas de la iglesia de El Salvador, obra de Miguel Zapata las cuales ya forman parte del paisaje urbano de una de las zonas más emblemáticas de la Semana Santa conquense.

Desde el año 1994 S.A.R y Príncipe de Asturias Don Felipe de Borbón y Grecia ostenta el título de Hermano Mayor Honorario de esta Ilustre y Venerable Hermandad a la que S. M. el Rey concedió el título de Real el 30 de marzo de 2005.

San Juan Apóstol Evangelista
Esta hermandad desfila en la procesión Camino del Calvario detrás de la hermandad de nuestro padre Jesús Nazareno de el Salvador.

Su uniforme está compuesto por túnica morada, capuz, fajín y guantes verde. Los banceros y porta insignias llevan la túnica de color granate.

Esta hermandad se fundó en 1702, estableciendo su sede en el convento de San Agustín. Desde 1878 la imagen se encuentra en la capilla del Salvador, aunque la actual data de 1941 y es obra del imaginero conquense Luis Marco Perez, las andas datan de 1952 y fueron realizadas por los hermanos Pérez del Moral.

Esta imagen es conocida popularmente como «el guapo» o San Juan de la Palma.

La palma que porta la imagen, sale en procesión el domingo de Ramos y es bendecida durante la misma.

Es característico del desfile de esta hermandad el baile de la imagen al son de la marcha de San Juan. Esta marcha es de las más conocidas de la Semana Santa de Cuenca.

Para más información sobre esta hermandad: http://www.sanjuanevangelistacuenca.com

Nuestra Señora de la Soledad (de San Agustín)
Esta hermandad desfila en la procesión Camino del Calvario detrás de la hermandad de San Juan Apóstol Evangelista.

Su uniforme está compuesto por túnica de color morado, capuz negro, cordón blanco con borlas moradas al lado izquierdo y rosario al lado derecho, y guantes blancos.

Se funda la hermandad por el gremio de herreros y cerrajeros en 1768, estando su sede en el Convento de San Agustín, formando parte del Cabildo de Nicolás de Tolentino.

En 1835 se traslada a su actual ubicación en la iglesia de El Salvador.

La actual talla se encargó a Federico Collault Valera en 1946, desfilando por primera vez en 1947, en ese año también se añade el palio a las andas.

En la Semana Santa de 1987 desfila por primera vez «El encuentro de Jesús y la Virgen Camino del Calvario», conocido popularmente como «El Encuentro», obra realizada por Vicente Marín, las andas son obra de los hermanos Pérez del Moral. Este paso se encuentra en la capilla de Nuestra Señora de la Esperanza (conocida popularmente como la esperancilla).

Cuando en el desfile del Viernes Santo, esta Hermandad coincide con la turba (la salida, la entrada a la plaza mayor y el encierro) el silencio que esta muestra refleja el respeto que desde las turbas se procesa hacia la Virgen, el silencio no es roto por ningún participante de las turbas.

Boletín de Noticias